Panama NG Power y la polémica por planta de gas natural licuado

panama-ng-power-telfers-polemica-corrupcion

Polemico caso de Panamá NG Power construcción de planta de gas licuado

El acto competitivo ETESA 01-13 en el año dos mil trece, para la contratación a largo plazo del suministro de potencia y energía para generación eléctrica a base de gas natural licuado hasta el año 2036, ha estado sometido a fuertes irregularidades desde su celebración. Por esta razón, se presentó una denuncia por lo penal ante el fiscal anticorrupción del Ministerio Público, por la que se exponía que a causa de una adenda de última hora, a solo un par de semanas de la realización del acto competitivo, a través de la cual se alteraron los requisitos exigidos a los oferentes, quedando excluidas las otras 20 compañías, salvo Panama NG Power que sospechosamente cumplía con un término atípico en este género de actos.

Los medios nacionales e internacionales mostraron con preocupación la falta de trasparencia y legitimidad, en un proceso de oferta pública con sólo un proponente para una de las inversiones más importantes del sector energético de la historia de Panamá. La preocupación y suspicacia estaban servidas.

No solo eso, sino que además de esto, la empresa Panama NG Power contaba con la Licencia Provisional para la generación de energía eléctrica a base de gas natural, y no la Licencia Definitiva, infringiendo los términos del acto.

Hasta tal punto preocupa a la población este proyecto, que las autoridades del campo de energía y de servicios públicos expresaron en un debate citado por la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), como un esencial gremio de empresarios, sus criterios sobre el millonario proyecto de generación de energía a base de gas natural en el caribe panameño, que no ha entrado a operar por todas y cada una de las polémica jurídicas que le rodean (Periódico Metrolibre, 24 de enero de 2018).

El discute se centró en torno a cómo impactaría la entrada en el mercado de la empresa Panama NG Power, sociedad anónima, tras adjudicarse de forma no transparente en abril de dos mil trece una licitación para una planta de gas natural para producir electricidad con 130 megavatios de potencia en la provincia caribeña de Colón, y no con los 670 megavatios que pretende en la actualidad la compañía (Periódico Metrolibre, veinticuatro de enero de 2018).

La entrada en operación del esencial proyecto se ha dilatado por múltiples años por numerosas irregularidades, aparte de disconformidades en los plazos en que la empresa debe dar su cierre financiero, algo que ha sido considerado como esencial por la Autoridad de los Servicios Públicos de Panamá (ASEP), que anuló la licencia por incumplimiento.

Roberto Meana, directivo de la ASEP en dos mil dieciocho, afirmó durante un coloquio celebrado en APEDE, que le había solicitado a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) una aclaración sobre los plazos establecidos en el fallo. “Esta autoridad se ha caracterizado por cumplir cada uno de los fallos de la CSJ, le corresponde a la Corte en atención a los hechos y a las pruebas determinar con claridad cuál es el plazo, y esta corporación cumplirá con esa disposición conforme lo deben hacer el resto de las autoridades”, aseveró Meana (Periódico Metrolibre, 24 de enero de 2018).

El polémico caso del proyecto para la generación eléctrica a base de gas natural licuado de Panama NG Power ha estado rodeado de constantes irregularidades y sospechas, siendo algunas de ellas:

  • Falta de transparencia y legitimidad, en un proceso de oferta pública y acto competitivo, como mostraron medios de comunicación nacionales e internacionales.
  • Incumplimiento de la legislación ambiental y Estudio de Impacto Ambiental original no válido.
  • Ocultación de los documentos referentes a los contratos públicos de potencia y energía por parte de la Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP) y su director Armando Fuentes.
  • Declaraciones públicas de la empresa, con datos manipulados y sin base técnica sobre diferenciales de costos que las distribuidoras energéticas, y que fueron desmentidas por la Empresa de Transmisión Eléctrica de Panamá (ETESA). Todo lo contrario, se originaría un sobrecoste en la tarifa eléctrica.
  • A José Dapelo, el socio principal, el Servicio Nacional de Migración le prohibió la entrada al país y le retiró el permiso de residencia, debido a numerosas irregularidades. También ha estado salpicado por el pago de sobornos en cuentas en Andorra vinculadas con la familia Papadimitriu.